lunes 5 de junio de 2017

Liliana Hendel: “Para que el feminicidio sea posible, muchas otras violencias son su requisito necesario”

0
Liliana Hendel es periodista, socia de FOPEA y trabaja con la agenda de los derechos de las mujeres desde hace muchos años. Fue una de las fundadoras de la RED PAR y más tarde, con colegas de diferentes medios, dio inicio a la Red Internacional de periodistas con visión de genero en Argentina (RIPVG-Ar) que esta ligada a la red internacional. En esta entrevista con el Foro de Periodismo Argentino, Hendel habla de su nuevo libro, Violencias de género. 
 
-¿Cómo surgió la idea de escribir un libro sobre esta temática?

-La idea del libro surgió de PAIDOS PLANETA que se acercó a proponerme un texto que hablara de las violencias de género. Coincidió con la no renovación de mi contrato  en la tele, por lo que decidí que era una gran oportunidad para dedicar todo el tiempo necesario para la producción de este libro, “Violencias de género. Las mentiras del patriarcado”.

 
-¿Sobre qué tipos de violencia trabajás en la publicación?
-La violencia hoy más conocida y, de hecho, la más extrema es el feminicidio.
Sin embargo para que esa violencia sea posible y goce de tamaña impunidad en nuestras sociedades patriarcales muchas otras violencias son su requisito necesario: la ilusión de la igualdad,el amor romántico, la sacralización de la maternidad, las nuevas masculinidades y la responsabilidad de los medios que garantizan la vigencia de los estereotipos. Por ejemplo, la imposición de la belleza física modelo XS es un capítulos del libro que va desplegando una mirada macro para señalar que, mientras no cambiemos los paradigmas y las estructuras, vamos a seguir lamentando las consecuencias sobre la vida de las niñas y las mujeres.
Como soy periodista cada capítulo tiene, además, una entrevista en primera persona. Creo que esas entrevistas ponen en contexto real, de la vida cotidiana lo que planteo desde la teoría. Me encanta la entrevista como especialidad, tal vez allí junto mi ser psicóloga con el oficio del periodismo. Me da mucho placer tejer esa intimidad y agradezco la confianza de quienes aceptaron ser parte.
 
-¿Cómo describirías la situación actual del periodismo en Argentina respecto a la cobertura de los casos de violencia de género?  
-La situación es pésima. Hay profesionales con muy buena formación que sin embargo no están en los medios. Las coberturas son amarillas, no respetan la intimidad de las victimas  e impiden una reflexión adecuada, ya que los fuentes citadas no son -en general- idóneas para tratar estos temas. Los recursos de “opinión” de gente sin formación es muy grave y parece que estos temas son tan de sentido común que cualquier periodista se siente en condiciones de emitir un juicio de valor.
Se alimenta un concepto punitivista desde los medios y no se visibiliza la responsabilidad de los organismos e instancias que debieron actuar y lo hicieron mal.
Por otro lado, la escuela sigue enseñando roles del siglo XIX para ñiñeces del siglo XXI y los medios están también con dos siglos de atraso. Basta ver las novelas que, sin embargo, tienen alto rating.
Ni siquiera la masividad del Ni Una menos ha logrado permear la decisión de quienes definen contrataciones a la hora de armar paneles o columnistas en los noticieros que, de hecho, es el ámbito en el que mas  trabajé por mas de 20 años.
 
– ¿Qué consejos, comentarios y/o reflexiones podrías hacer para aquellos colegas que trabajan en esas coberturas?
– Hay manuales de excelencia, seminarios, cursos y redes a las que sumarse.
En otros países se han implementado seminarios al interior de los canales y las radios para mejorar las coberturas. Acá, en Argentina, no lo hemos logrado aun.
Es una pena que no se entienda que no hablamos de “cosas de mujeres” suponiendo que tal cosa exista… hablamos de democracia, de acceso a la información, de prevención.
Las investigaciones periodísticas deberían ampliar su mirada y salir de las cuestiones donde sólo hay corrupción económica y entender que la corrupción también se instala en los organismos que no cumplen con la función para la que fueron creados. E incumplen con la debida diligencia haciendo posibles las violencias. Y que es función del periodismo denunciarlo.
FacebookTwitterWhatsAppEmail

Envía tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *