Inicio » Destacado, Medios y periodismo

Periodismo cercan(d)o: Córdoba, limitados por la pauta, la autocensura y las presiones

El Foro de Periodismo Argentino (FOPEA) y la Fundación Konrad Adenauer proponen en el libro Periodismo Cercan(d)o una radiografía sobre la situación del periodismo actual en Argentina. Es un material publicado en 2015 y escrito por más de 20 periodistas, socios de FOPEA y distribuidos en todo el territorio argentino. Esta semana publicamos un nuevo capítulo del libro.

CAPÍTULO 11 – CÓRDOBA

Limitados por la pauta, la autocensura y las presiones

Diego Marconetti

(*)

Dependencia de la pauta oficial, contracción del mercado publicitario privado, ausencia de legislación que regule la asignación de fondos públicos, autocensura y presiones procedentes de la órbita política así como escasas oportunidades laborales son algunos de los retos que enfrenta el periodismo cordobés.

La provincia de Córdoba cuenta con un importante entramado de medios de comunicación en todo su territorio. La mayor parte son de propiedad privada, en tanto los Servicios de Radio y Televisión (SRT) de la Universidad Nacional de Córdoba y Radio Nacional son los medios dependientes del Estado.

Según la revista Umbrales número 26, editada por el Círculo Sindical de la Prensa de Córdoba (Cispren), hay en todo el territorio 1.275 medios de comunicación. El 65% son radiofónicos; el 19%, gráficos; y el 16%, televisivos. Más del 80% está en manos privadas.

De las 868 radios, el 98% es de frecuencia modulada y el 2%, de amplitud modulada. El 83% son privadas, el 12% pertenece a asociaciones civiles (siendo el 60% religiosas), el 4% son medios públicos.

El mismo relevamiento indica que hay 205 medios televisivos, de los cuales el 84% son servicios de televisión por cable o canales de cable. El 73% son medios privados, el 23% públicos y el 3,4% pertenecen a asociaciones civiles.

Por otra parte, hay 242 medios gráficos contabilizados, siendo el 58% revistas, el 35% periódicos y el 7% diarios. El 79% es de propiedad privada.

Sobre la cantidad de empleados, el Cispren asegura que hay 15.000 trabajadores de prensa y comunicación en toda la provincia. Convencionados, solo unos 3.000 trabajadores. El 70% está sindicalizado.

La principal limitante del periodismo cordobés, y que se refleja en la encuesta “Clima de la actividad periodística en Argentina” realizada en mayo pasado por Creative Investigation y el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), es la dependencia de la publicidad oficial. Para el 42% del casi centenar de periodistas consultado en el centro del país, es el principal problema en el ejercicio de la profesión.

Esta situación tiene varias aristas. Una de ellas es la contracción del mercado publicitario privado en los últimos dos años que refleja el período de crisis económica que atraviesa el país. A menor cantidad de anunciantes, más se incrementa la dependencia a las pautas publicitarias del Estado nacional, provincial y municipal.

A este problema hay que sumarle la ausencia de legislación que regule la asignación de esos fondos públicos a los medios. Este dato se refleja en la misma encuesta, donde el 65% de los periodistas cordobeses consultados considera que la asignación de la pauta no es transparente, mientras que solo el 12% considera que sí.

Principales receptores de la pauta oficial

El legislador provincial y periodista Ricardo Fonseca denunció que la publicidad oficial provincial –unos 90 millones de pesos– se repartió en 2013 entre La Voz del Interior (Grupo Clarín), Radiodifusora del Centro (Cadena 3), Telecor (Canal 12), Telefé (Canal 8), Centromedia Producciones (El Show de la Mañana, Canal 12), Contenidos Mediterráneos (Diario Día a Día), Hoy Día Córdoba y Radio Mitre Córdoba.

El destino de la pauta oficial nacional tampoco es claro y resulta difícil identificar quiénes son los receptores en Córdoba. En los informes semestrales publicados por la Jefatura de Gabinete de Ministros de la Nación aparecen productoras y radios cordobesas afines al discurso gubernamental.

Según la ONG Poder Ciudadano, los medios de esta provincia que más pauta nacional recibieron entre enero de 2013 y mayo de 2014 fueron Canal 13 de Río Cuarto (9,5 millones de pesos) y La Mañana de Córdoba (8,5 millones de pesos). Entre otros, los siguen la productora Hermida-Delupi (1,5 millón); Radio Difusora Villa María (Radio Villa María, con 883.000 pesos); La Voz del Interior (819.000); LV16 Radio Río Cuarto (555.000); diario Comercio y Justicia (531.000); Cadena 3 (277.000); diario Sumario de Alta Gracia (204.000); El Diario de Villa María (255.000) y ShowSports (237.000).

Censura, autocensura, aprietes

La dependencia de la pauta estatal también se traduce en autocensura. Ante la pregunta sobre “temas de interés público que no se publican o se publican de manera insuficiente por autocensura”, el 61% de los trabajadores de prensa encuestados respondió que son cuestiones vinculadas al Gobierno nacional y el 19%, temas vinculados a gobiernos locales.

En este contexto, el 36% de los encuestados por FOPEA y Creative Investigation indicó que recibió llamadas coercitivas de un funcionario estatal o sabe de un colega que haya atravesado esa situación. De ese porcentaje:

• el 40% publicó igual la nota que motivó el llamado

• el 20 denunció el hecho,

• el 24 debió levantar la nota,

• el 8,5% la modificó

• y el 7,5% sufrió consecuencias laborales o personales.

La dependencia de la pauta oficial por parte de los medios de comunicación afecta claramente el tipo de relación entre los periodistas y los diferentes niveles del Estado. También existe dependencia de la pauta privada (28%), que en Córdoba es inestable y los grandes anunciantes se encuentran concentrados en pocos medios de comunicación.

Recursos e infraestructura

La escasez de infraestructura y recursos es otro claro problema de los medios en esta provincia. Si se les pregunta por ello a los periodistas cordobeses, un 38% responde que sí, que el problema existe.

En este punto, hay que diferenciar la situación de los medios más importantes respecto de la situación de los medios pequeños. En los primeros sí se dispone de elementos e infraestructura para desarrollar la tarea periodística. Por ejemplo, los canales de TV abierta 8 (Telefé), 10 (SRT) y 12 (Clarín) disponen de equipos, movilidad, comunicaciones, estudios y oficinas para sus periodistas. Lo mismo sucede en las radios Universidad (SRT), Nacional, Mitre (Clarín) y Cadena 3; y en los diarios La Voz del Interior y Día a Día.

Cuando los medios son más chicos, la situación tiende a desmejorar tanto en la cuestión de infraestructura y recursos como en la precarización laboral de los periodistas.

Capacitación

La provincia de Córdoba cuenta con una variada oferta de carreras universitarias relacionadas con la comunicación y el periodismo, tanto en instituciones públicas como privadas.

A esto hay que sumar los cursos y capacitaciones –gratuitos y pagos– que llevan adelante las escuelas de comunicación social y periodismo. En este sentido, hay que destacar que FOPEA realiza cada año las Jornadas de Periodismo Digital en Córdoba, que cuentan con numerosa concurrencia.

Por otra parte, medios como La Voz del Interior desarrollan capacitaciones constantes a sus empleados. No obstante, los trabajadores de prensa encuestados identificaron como problema la falta de capacitación y de rigor profesional (27%). Le dieron el mismo porcentaje que a las presiones políticas y al nivel salarial (este, 26%). ¿Cuánto debe ganar un redactor profesional? La escala del Círculo Sindical de Prensa (Cispren) para Córdoba Capital establece un salario básico de $6.975 y un adicional remunerativo no básico de $1.049. En marzo de 2015, al vencer el acuerdo paritario, el básico de redactor pasó a ser de $7.544 y el adicional, de $962. En el interior, los convenios son muy similares, con leves variantes.

Desafíos

El periodismo de Córdoba no escapa a la crisis que atraviesan la profesión y los medios de comunicación en todo el mundo. La irrupción de internet provocó un sacudón en los cimientos de las empresas y en los profesionales. El desafío principal es la adaptación a las nuevas reglas que se van imponiendo al periodismo, que requieren profesionales multifunción, hábiles en el manejo de la mayor cantidad de herramientas tecnológicas. A su vez, la crisis de las empresas periodísticas produce salarios cada vez más bajos, condiciones de contratación más precarias y menos fuentes de trabajo.

Paradójicamente, los jóvenes ingresantes a las carreras de comunicación y periodismo en universidades e institutos privados se cuentan de a miles, pese a que no hay un mercado laboral que pueda absorber siquiera un bajo porcentaje de tales egresados.

Este panorama es más preocupante en el caso de la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba, a la que ingresan unos 1.500 jóvenes por año. Allí sigue vigente un plan de estudios que data de 1993, y que no aborda la revolución que produjo internet en la comunicación y en el periodismo.

(*) Diego Marconetti - Licenciado en Comunicación Social de la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba. Periodista del diario La Voz del Interior. Monitor de libertad de expresión de FOPEA en Córdoba.

Deja un comentario

Añade tu comentario abajo, o trackback desde tu propio sitio. también se puede suscribirse a estos comentarios a través de RSS.

Hay que ser agradable. Mantenga limpio. Manténgase sobre el tema. No spam.


Gravatar.

Asociate a Fopea
Denuncia un ataque a la libertad de expresión

Próximos Eventos

No hay nuevos eventos.

Nos Apoyan

  • logoopen
  • logoking
  • up
  • logo-aviina
  • union-europea
  • fundacion-konrad-adenauer
  • captura-de-pantalla-2013-09-18-a-las-19-29-30
  • raci-logo
  • logoned
  • kc